Me quiere, no me quiere, me odia

Los argentinos, ¿somos bipolares no diagnosticados? ¿Qué extraño padecimiento acosa y contagia al periodismo deportivo que lo vuelve explosivo, irascible, exitista y en general [MUY] insoportable?

El trastorno bipolar, también conocido como trastorno afectivo bipolar (TAB) y antiguamente como psicosis maníaco-depresiva (PMD), es un conjunto de trastornos del ánimo que se caracteriza por fluctuaciones notorias en el humor, el pensamiento, el comportamiento, la energía y la capacidad de realizar actividades de la vida diaria.

La persona afectada por este trastorno alterna su estado de ánimo entre la manía o hipomanía —fase de alegría, exaltación, euforia y grandiosidad— y la depresión, con tristeza, inhibición e ideas de muerte.

En nuestra idiosincrasia como argentinos está la dualidad, la doble verdad, las dos o más caras de una moneda, la rebeldía sin causa y el infeliz conformismo.

¿Por qué lo único que permanece coherente en nuestro espíritu es el constante cambio de la euforia a la melancolía?

(Como este Messi que sabe y goza ganando en el Barcelona, pero sufre, reza y llora en la Selección Mayor).

Continue reading

Ni en las peores pesadillas (bueno, sí)

La explicación más sencilla suele ser la correcta. Si habíamos clasificado en una noche de talento RANDOM, si veníamos de perder 3 finales (tres), si Messi nunca encuentra ni el juego ni el equipo ni el técnico (pero sí encuentra sus memes), si los técnicos no se encuentran con el plantel (salvo por las 284 citas previas que tuvo Sampaoli con cada jugador), si la AFA está rota (¿a quién llamamos?), si los periodistas son bipolares (pero nadie se los ha diagnosticado), si el fútbol representa síntomas de una peste más grande (mejor ni entrar en eso)… entonces, ¿por qué creímos que iba a ser distinto? ¿Qué había cambiado?

Pensemos. O mejor: puteemos.

Continue reading

El jugador “traé alfajores”

En todas las Selecciones existe el jugador número 23 que (como La 12 de Boca se considera una pieza clave del esquema por el aliento que puede cambiar partidos) es fundamental porque completa la lista, no estorba ni provoca demasiada controversia.

En pocas palabras, viaja para alentar, sabe que jugará poco y nada a menos que sucedan unas 19 lesiones y hasta puede provocar cierta ternura o entrañamiento.
¿Quién es el JUGADOR TRAÉ ALFAJORES DE SAMPAOLI?

Continue reading