Fin de fiesta

El jueves pasado a eso de las 6 ó 7 de la tarde los ánimos de más de la mitad (¿la gran mayoría?) del país no podían estar más altos: se anticipaba el Superclásico más importante de al menos los últimos 10 años, en cancha de Boca, con una serie pareja, el Boca más firme y constante de las últimas temporadas y el River que, renacido de sus cenizas, venía demostrando por qué está, estuvo y estará siempre entre los más grandes (lo dice una bostera).

A esa hora nadie podía anticipar que momentos después íbamos a asistir al mismísimo fin del fútbol.
Continue reading

Silbando bajito

Cuando ya parecía que los naipes estaban echados, Boca volvió a usar su carta magistral: la impredecibilidad (sí, la palabra existe).

Todo parecía indicar que la Copa Argentina iba a ir a calmar la siempre angustiante sed académica. ¿Por qué? Bueno, era un estimulante poderosísimo para proyectar la salida de Falcioni (ya pendiendo de pocos hilos).
Continue reading