¿Qué le pasó a Suárez?

imagen-suare

Hace un mes exacto Uruguay quedaba fuera del Mundial tras perder 2-0 ante Colombia, por los octavos de final. La estrella de la Selección oriental no pudo jugar ese día, porque cuatro días antes, básicamente, se había vuelto loco.

El 2 de julio de 2010, Luis Suárez se convirtió en el héroe de la Selección uruguaya cuando dio su vida por la camiseta (evitó un gol de Ghana en el último minuto sacando la pelota con la mano y obligando al árbitro a expulsarlo. El ghanés desperdició la oportunidad y la definición por penales le dio la victoria a la Celeste). Su actuación en ese Mundial convenció al gran Liverpool a pagar casi 27 millones de euros por su pase, y Luisito no defraudó, llegando a coronarse goleador de la Premier League en la última temporada.

Se lesionó la rodilla y Uruguay se paralizó: todo indicaba que su máxima estrella no llegaría a jugar en Brasil. Se operó 23 días antes de que empiece el Mundial, entregándose al destino, que como era habitual quiso lo mejor para él. El 19 de junio de 2014, en Sao Paulo, Suárez volvió a vestir la 9 celeste y volvió a demostrarle al mundo por qué su pueblo lo quiere tanto, anotando los dos goles del triunfazo 2-1 ante Inglaterra, eliminando al gigante británico de la Copa del Mundo.

Pero lo que lo puso en el ojo de todos fue un hecho lamentable, inédito, absurdamente sorpresivo. Fue su mordida a Giorgio Chiellini, durante el encuentro vs. Italia, la cual se dio en una situación inexplicable. Esta vez no estaba evitando un gol. No estaba frenando un ataque fatal. No estaba haciendo lo necesario para que algún compañero quede solo frente al arco. Lo hizo así por que sí, de un momento a otro. Le mordió el hombro a su rival. Y a pesar de que fue evidente -el italiano le mostraba los dientes marcados-, el árbitro no vio la falta, y no pudo sancionar al jugador. Tremendo. Al final del partido, ganaría Uruguay e Italia quedaría también eliminado de la Copa, el tercer campeón en no pasar a octavos.

Post partido estallaron los medios, y la FIFA no se hizo esperar para dictar su sentencia: out del Mundial, prohibido entrar a una cancha de fútbol hasta octubre, no juega los próximos nueve partidos oficiales de Uruguay. A muchos les pareció exagerado, que la FIFA lo hizo porque el Mundo estaba pendiente y para hacerse la estricta. Pero si lo evaluamos, la falta realmente fue aberrante. Uno puede ver cómo Zúñiga le quiebra una vértebra a Neymar pero, a pesar de que fue fuerte, su intención nunca fue romperle la espalda. Incluso la patada de Jong a Xabi Alonso en la final de Sudáfrica, que fue durísima, puede dimensionarse dentro de los parámetros del nerviosismo y la ansiedad de un Mundial. Pero lo de Luisito no solo fue intencional, evidentemente intencional, sino que ya roza lo patológico. El tipo no se pudo controlar. Y no es la primera vez que lo hace.

Así que yo me pregunto dos veces qué tan exagerada fue la FIFA. Sin dudas tomaría algún tipo de precaución si fuera un dirigente del Liverpool. Terapia mínimo.

Share Button

One thought on “¿Qué le pasó a Suárez?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.