Gracias y perdón, Pagani

Como un intento de ordenar el caos, hemos organizado nuestras vidas tratando de encontrar sentidos, estructuras, rutinas predecibles, formas que puedan distinguirse, recuerdos, líneas de tiempo, planes y predicciones.
Y en esa lucha diaria contra la entropía estábamos cuando México le ganó a Alemania. Hola a todos y bienvenidos a la dinámica de lo impensado.

Atención: el de la foto de abajo NO es el técnico actual de México (el Profe Osorio), pero recordar a Miguel Herrera sólo nos convence más de que la locura atraviesa al fútbol por todos sus costados.

Este Mundial no terminó siquiera la primera fecha y ya hemos visto interesante cantidad de sorpresas. Lo único certero es que ninguno de los candidatos a llevarse la Copa ha salido airoso de su primer partido: si hasta Francia ganó con ayuda de la tecnología. Y vaya paradoja, el ganador más cómodo fue el anfitrión del torneo que probablemente no hubiera accedido de otra forma a jugarlo (Rusia 5 Arabia Saudita 0).

La publicidad de TyC Sports del partido estelar de hoy (Alemania vs México) rezaba: “Es como ver Terminator.
Ya sabés cómo va a terminar pero la tenés que ver igual”. Y sin embargo, estamos en el único universo posible en que el batacazo podía suceder.

Le pasó a Brasil y su empate en 1 con Suiza. Le pasó a Argentina con Islandia (para qué recordarlo…). Y a España y a su altísimo juego les tocó la mejor noche de Cristiano.

A todo esto podríamos argumentar que “todo pasa” (Grondona nunca se equivocaba) y que los campeones y los equipos imbatibles no pueden durar un siglo entero. O, tal vez, tengamos que finalmente admitir que el único héroe en este lío es Horacio Pagani y que su “dinámica de lo impensado” es la única verdad en este hermoso deporte.
Ya lo había dicho Heráclito antes, ¿no? (“Lo único constante es el cambio”).

Share Button

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.