De héroes y villanos

Es bien sabido (aunque aún negado) que Cristiano Ronaldo goza de una mala fama tal vez sólo superada por la de Icardi. En pocas palabras: CR7 juega (casi) igual de bien pero tiene más cara de malo que Messi, es menos ¿humilde? (en realidad tiene el don de palabra que a Lío se le escapa) y un par de cualidades físicas que lo configuran como el perfecto villano.

Hace unos días lo expulsaron (injustamente. Doble amarilla por sacarse la camiseta para festejar un golazo y después por lo que el árbitro consideró que era una simulación). Y para colmo reaccionó mal y se llevó 5 fechas de expulsión.

Sin embargo, hace unos cuantos años Messi protagonizó una acción similar también en un clásico. Año 2009, el Barcelona ganaba por 3 a 1, Lío se frustró y sacudió al árbitro. Ya entonces era el mejor del mundo y el juez decidió ni siquiera sacarle amarilla.

Tuvieron que pasar unos varios años más para que en un partido de Selección Messi insultara a la terna arbitral y recibiera 4 fechas de suspensión. Enorme polémica y miedo porque peligraba la clasificación argentina. (También incluso especulación con que se trataba de un plan del 10 para evitar algunos partidos molestos).

La hipótesis: ¿Es tan fuerte en nuestro imaginario el arquetipo del héroe y del villano como para que los hechos se tornen irrelevantes a la hora de juzgar a quienes clasificamos como tales?

El analgésico Messi

brazil-soccer-wcup-argentina-bosnia.jpeg1-620x412

Los debuts casi siempre son complicados y, según estadísticas, Argentina en los últimos Mundiales no es excepción. ¿Será que nos entusiasmamos tanto con publicidades, promociones, figuritas, notas de archivo y tweets que cuando llega el día queremos salir los 40 millones juntos y a la vez a la cancha? Para colmo, está el síndrome Messi, con el que intentamos resolver u ocultar todos nuestros problemas (futbolísticos y hasta sociales).

Continue reading

Indi Cowie, la chica maravilla

Indi Cowie tiene 18 años pero ya es conocida como una de las mejores anime porn freestylers del planeta.

En este punto vale una aclaración: el freestyle poco tiene que ver con el fútbol, o eso dicen.
Se trata de crear trucos con la pelota usando todo el cuerpo, habilidades que parecen increíbles y que buscan que la pelota no se caiga al piso nunca. De esto se derivan otras maniobras fabulosas como pegarle a un blanco con la pelota desde muy lejos, piruetas y otros movimientos que emplean piernas y una pelota pero que difícilmente podrían implementarse con éxito en un partido.
¿O sí?

Continue reading