Cinco motivos por los que odiamos a Messi

Lionel-Messi

Bueno, odiar es una palabra fuerte. Pero quedaba mejor que “todavía no nos termina de convencer”. Más polémico. Como nos gusta a los argentos. Acá me animo a resumir las razones por las cuales la Pulga es ídolo absoluto en todo el mundo, menos en su propio país.

1. Porque no juega igual en la Selección que en el Barcelona

Nos cansamos de ver repeticiones de las magias que se manda cuando juega con la blaugrana. Y no nos importa que sea una cuestión probabilística, dado que por año juega 8 partidos con la Selección y 800 con el Barsa. Tampoco que en su club esté rodeado de los mismos compañeros con los que entrena todos los días hace quince años, cuando en Argentina le dan tres días para conocer al equipo antes del partido; o que en Catalunia lo marquen menos para frenar a Iniesta, Neymar y Suárez, al contrario de la jaula que le arman cuando se pone la celeste y blanca. No hace lo mismo y punto. Queremos a ese Messi, el que baila a Boateng y engaña a Neuer. No el que nos mandaron a Brasil que no pudo contra el mismo defensor y el mismo arquero.

2. Porque nos jode que le chupen tanto las medias

Nos irrita la gente como Quique Wolf, que no importa si Lío está jugando bien o mal, siempre es un crack, imposible, ídolo total, “mirá cómo maneja la caprichosa”. Es esa falta de objetividad, que no admite una pifia sin echarle la culpa al pasto, la que nos saca, y le quita validez a todo lo demás. Es obvio que esos periodistas están todos pagados para decir lo que dicen, con la plata que maneja Blatter. A mí no me jodan, yo lo ví jugar mal a Messi, más de una vez.

3. Porque no le pesa la camiseta

Le falta sangre argentina a ese pecho frío. No lo vemos desgarrarse para recuperar una pelota, pelearse con los rivales al punto de la piña, cantar el himno, llorar a mares cuando pierde la final de un Mundial. No deja su vida por la patria, por ese país que nunca le dio nada, que le cerró las puertas cuando lo necesitaba, y que lo hizo irse a España para poder jugar al fútbol.

article-2690797-1F9F8CC500000578-694_634x435

4. Porque no es Maradona

Nos molesta que no tenga la picardía de hacerle un gol con la mano a los ingleses, que no putee a los periodistas que lo critican, que no diga guarangadas en conferencias de prensa, que no tenga hijos no reconocidos repartidos por el mundo y que elija un bajo perfil. En otras palabras, que sea un gorila snob agrandado.

5. Porque el mundo lo conoció antes que nosotros

Al Papa lo hicimos acá, Bergoglio siempre fue un personaje y bueno, ahora lo admiran porque está en el Vaticano pero yo ya lo sabía. Tévez, el Kun, el Pipita salieron del potrero argentino, fueron cracks acá y después se fueron a mostrar lo suyo a la UEFA. De Messi tuvimos que escuchar un día de la boca de un español: no me interesa, no debe ser tan bueno, es un vendido.

Messi, lesbian pics andá a cantarle a Gardel.

Share Button

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.