Angustia infinita

No tengo nada que reprocharle a los jugadores. Llegaron hasta el final, dieron todo, nos regalaron 6 festejos (tres de ellos, desaforados) y demostraron una vez más por qué Argentina siempre es de temer. Pero ¿quién me saca este vacío que me quedó adentro, esta tristeza profundísima por no haberlo obtenido todo?

Para los libros, el Mundial de Argentina fue increíble. O sea cualquier subcampeón hizo sin dudas una buena campaña. Además según escuché por ahí, desde el 15 de octubre 2013 que la Selección no perdía un partido. Y ese día no estaba Messi, sino nos tenemos que ir al 11 de octubre de 2011 para ver a Argentina perder. Casi tres años, qué te parece. Además, nos tocó un rival jodidísimo, que venía de ganarle 7-1 al local, tenía un día más de descanso y por si fuera poco, era el mismísimo equipo que nos había dejado afuera en los últimos dos Mundiales. Hablame de presión.

Por eso, fue un partidazo, el mérito es inmenso. Puede ser que Messi no rindió como esperábamos (nosotros queríamos un “maradonazo”), pero las que hizo, fueron perfectas, salvo que nunca las pudo terminar. La defensa, a la que admito yo no le ponía ni un peso, fue el Muro de Berlín. Mascherano siguió siendo Mascherano. Bueno capaz que algunos cambios no fueron efectivos. Pero en su totalidad solo queda aplaudir, se nos escapó una. Una.

Ahí está el tema, el centro de mi angustia. En lo cerca que estuvimos. En lo fina de esa línea que nos separó de la gloria. Qué se yo quien va a estar en Rusia 2018, cómo van a estar formados los otros equipos, o el nivel que tendrá Messi. Faltan cuatro eternos años. Yo quería la vuelta en Brasil y no pasó, no va a pasar. Te aplaudo Argentina, pero también me pego en el pecho. Qué cagada, che.

Share Button

One thought on “Angustia infinita

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.